• Diego Leiva

#Calidad como #ADN

Actualizado: 10 de jul de 2019

Todos de alguna manera reconocemos el concepto de la Calidad, no lo ignoramos del todo, cuando buscamos describir las cualidades esperadas de una persona, cosa, producto, servicio, están asociadas a las expectativas que tengo sobre ello, de cumplirse, estarán satisfechas, y al estarlo, estaré asociándolo con la Calidad.

Solemos asociar la Calidad con la excelencia, con la superioridad, aunque esta apreciación sea subjetiva.

Podríamos decir que no ignoramos del todo el concepto de la Calidad, de alguna manera la relacionamos con la excelencia y es parte de nuestra cotidianidad, se involucra en nuestro diario vivir, pero conscientemente, debemos tenerlo presente, es decir debemos saber que es Calidad, como conseguirla, y que partes se involucran en el proceso de conseguirla. Aquí comprendemos que la Calidad hace parte de nosotros, y está involucrada en todos los aspectos cotidianos, y vemos dos frentes involucrados, quien propicia la Calidad y quien la evalúa, bajo esta premisa, miremos el frente que propicia la Calidad, y que aspectos debería considerar para propiciarla, sin embargo antes que nada, definamos la Calidad, como ese resultado, esa cualidad, que queremos obtener luego de evaluar una serie de propiedades de algo.

Quien la propicia, debe ser alguien consciente de la importancia de la Calidad en nuestro que hacer diario, de su impacto en los diferentes factores que nos rodean, sociales, económicos, ambientales, etc., de buscar siempre superar expectativas, proponerse estándares que permitan logro de la superioridad o excelencia, de mejorar lo que hacemos día a día, considerando los diferentes actores que participan en su obtención, para entregar siempre lo mejor de sí mejorado, por supuesto cada contexto es diferente, cada contexto tendrá sus parámetros y criterios para su desarrollo y evaluación, pero el fin es estar comprometidos con la mejora de nuestro actuar, de compararnos para evaluar si lo que hacemos cumple o no expectativas, estándares, y como poder mejorar para ir por ese camino a la excelencia.

Parémonos desde una perspectiva Laboral, en mi profesión, ¿cómo puedo propender por la Calidad?, consideremos tener un arraigo sobre la Calidad, como algo cultural, que me nace, como un principio profesional del buen hacer, de autoevaluarme y mejorar día a día, si estoy en una empresa desempeñando mi profesión, lo acompaño con los procedimientos diseñados por la Empresa para el buen hacer de mi trabajo, en caso contrario diseño mis procedimientos que permitan la obtención de la Calidad, en ese mismo escenario, ya hago parte de un ciclo que busca entregar algo a la sociedad, a un usuario, Cliente, etc., pero más allá de ese ciclo mecánico, es el ser consciente de ello, del deseo de hacerlo, ahí es donde esta la diferencia y el valor agregado a los procedimientos, entre lo mecánico impuesto y la voluntad nata de perseguir y aportar a la obtención de la Calidad si o si, y que para entregarlo debo pasar por ese ciclo lleno de actividades, procedimientos, principios y personas que contribuyen en el mismo sentido al logro, que darán origen a ese resultado que espera superar expectativas de ese grupo objetivo al que va dirigido. En este caso hablamos desde un aspecto más personal, individual, sabemos que para obtener los logros es necesario el trabajo en equipo, pero cada miembro debe estar impregnado de esta cultura hacía el resultado, un resultado bien hecho y con Calidad para que las cosas pasen como deben pasar, y seguramente dará origen al logro del objetivo superando las expectativas, es por ello que recalco que desde un sentido más personal debe partir ese principio o cultura de la Calidad ya que el impacto se verá reflejado a nivel colectivo. El compromiso es de todos, y quienes dirigen las organizaciones son personas, por lo tanto, es donde reitero la apropiación de este principio desde un sentido muy personal. Todo lo que haga bajo ese principio, estará impactando de manera positiva cualquier aspecto a evaluar, a nivel corporativo, engranados con la cultura de la calidad de la organización, lograremos la mejora continua, hacer nuestro trabajo cada día mejor, esto permitirá disminuir costos, por lo tanto aumentar los beneficios, y al obtener mejores beneficios, los empleados de la organización se ven beneficiados en diferentes aspectos, la Nación se ve impactada positivamente en temas de competitividad, e inclusive fiscales, ya que obtendrá beneficios, es una cadena con un impacto grande; es por ello que esas pequeñas acciones son las que realmente generan valor, a corto, mediano y largo plazo, por ello es importante entender que la Calidad es una inversión con visión de largo plazo.

Si logramos superar expectativas, estaremos recibiendo recompensa a nuestro esfuerzo, a esos retos que nos propusimos en el proceso, y aquí es donde decimos que nuestro esfuerzo vale la pena, es decir, estamos valorando ese esfuerzo, el mismo que genera cambios, que transforman, que aportan valor, y ya no será solo esfuerzo sin saber que resultado obtendremos sin foco, sin propósito.


En conclusión la Calidad es algo en lo que me comprometo, es algo que entiendo y que hago parte de mi esencia para impactar vidas.

11 vistas